Aproximadamente el 10% de la población mundial sufre de fobia a las agujas, esto impide
o limita a muchas personas para realizarse algunos tipos de procedimientos médicos o
estéticos.
Si bien el implante capilar no es una cirugía dolorosa, el proceso anestésico de la zona
donante e implantada puede llegar a generar molestias cuando se inocula de manera
localizada, siendo en algunos casos una instancia algo desagradable.
En Clínica Témpora nos preocupamos de cada detalle y de cada etapa, manteniéndonos a
la vanguardia de la tecnología, por ello, hemos incorporado a nuestra cirugía el uso de un
dispositivo que suministra el anestésico sin puncionar la piel, vale decir, sin aguja,
logrando que el proceso completo del implante capilar sea absolutamente INDOLORO,
seguro y efectivo.