Primero es necesario saber que el objetivo del implante capilar es reparar la calvicie, trasplantando folículos capilares (raíces de pelo) desde una zona (zona donante) hacia otra (zona receptora). Para esto se pueden usar 2 técnicas (FUE O FUSS) según las necesidades de cada persona, la capacidad de la zona donante y de la superficie a cubrir.

Técnica FUE

Extrae las unidades foliculares unitaria y directamente desde la zona donante con un instrumento muy fino ( 0,7 – 0.8 mm), por lo que no queda cicatriz visible y el postoperatorio es muy suave permitiendo una rápida recuperación. Dependiendo de la cantidad de unidades foliculares necesarias (> 1500) es necesario rasurar la zona donante.

Técnica FUSS

Se extrae una tira de cuero cabelludo desde la zona donante, dejando puntos de sutura que curan dejando una cicatriz lineal muy fina en la piel, luego queda cubierta con el cabello de la zona. Una vez extraída la tira, se separan las unidades foliculares de esta.

Una vez que contamos con las unidades foliculares, el resto del procedimiento es igual en ambas técnicas: Se implantan las unidades foliculares en la zona receptora, dando una densidad e implantación natural. Por lo cual el resultado estético del implante capilar en la zona receptora será el mismo tanto con la técnica FUSS como con la FUE.

Cuadro comparativo

FUE FUSS
Cicatriz Sin cicatriz visible Cicatriz lineal fina
Recuperación Rápida y cómoda Rápida con puntos de sutura
Zona donante Nuca y, ocasionalmente, otras zonas del cuerpo Nuca
Necesidad de rasurar zona donante Si No
Duración 6-8 horas 5-6 horas
Proceso ambulatorio Si Si
Anestesia local Si Si
Costo Revisar página de Valores