El implante capilar es una cirugía menor que buscar reparar la calvicie. Se realiza de forma ambulatoria y con anestesia local. Consiste en extraer folículos capilares sanos desde la zona donante (sector de la nuca y/o laterales), ya sea a través de la extracción de una tira de cuero cabelludo (técnica FUSS) o mediante la utilización de un fino instrumento (0,7 – 0,8 mm) se extraen unitariamente los folículos capilares desde la zona donante (técnica FUE). Una vez que se tienen separadas las unidades foliculares extraídas, se procede a implantarlas una a una en la zona calva. En este punto es muy importante que la implantación sea de forma unitaria, logrando una densidad y dirección natural del cabello y una línea de implantación frontal estética, para que el resultado final sea natural y estético, no como “pelo de muñeca”.

Toda la cirugía tarda entre 5 a 8 horas, dependiendo de la técnica usada y de la cantidad de unidades foliculares, entre otras. Como es ambulatoria, el paciente se retira a su casa, sin necesidad de internarse, y puede volver inmediatamente a su vida habitual, evitando realizar ejercicio físico los primeros 10 – 14 días para no correr riesgo de perder un implante.

Luego de la cirugía, si es FUE quedaran unas pequeñas costras puntiformes tanto en la zona donante como en la receptora, si es FUSS en la zona receptora quedaran unas pequeñas costras puntiformes y puntos de sutura en la zona donante (se retiran luego de 10 días).

Ya desde el segundo día de cirugía puedes volver a lavar el cabello, con shampoo neutro y evitando restregar. Se debe repetir diariamente para mantener limpia la zona tratada.

Dentro del primer mes después de la cirugía y luego de la caída de las costras, se caen los cabellos implantados (quedando las raíces dentro), es parte de la evolución normal y no es de mayor cuidado. Los cabellos implantados vuelven a salir a partir del 2º – 3º mes, mejorando en largo y en densidad paulatinamente, hasta lograr un resultado final (sobrevivencia del 90 – 95% de los cabellos implantados) un año después de la cirugía. Una vez logrado el resultado final, los cabellos crecen con normalidad, no requieren grandes cuidados y crecen durante toda la vida, ya que el resultado es DEFINITIVO.